PUNTO I.- PERFIL DE LA FUNDACIÓN.

El Patronato, objetivo fundacional

La Fundación se constituyó el 22 de septiembre de 2011, como entidad sin ánimo de lucro, y su objeto fundacional es la investigación, el conocimiento, la divulgación y la opinión independiente sobre los desarrollos normativos internacionales en materia de tributación y fiscalidad, y sobre las experiencias de aplicación de los mismos, con especial atención a la investigación de los procesos a través de los cuales dichos desarrollos y experiencias, si no existieran en nuestro país o en la Unión Europea, pudieran ser incorporados al ordenamiento y la práctica española y comunitaria en beneficio de la competitividad de la economía nacional y de la Unión Europea.

El Patronato de la Fundación está constituido por ocho entidades, según el siguiente detalle:

  • “BAKER & McKENZIE MADRID, S.L.P.”
  • “CUATRECASAS, GONÇALVES PEREIRA, S.L.P.”,
  • “DELOITTE ASESORES TRIBUTARIOS, S.L.”
  • “EY ABOGADOS, S.L.P.”,
  • “J&A GARRIGUES, S.L.P.”
  • “KPMG ABOGADOS, S.L.P.”
  • “LANDWELL – PRICEWATERHOUSE-COOPERS TAX & LEGAL SERVICES, S.L.”
  • “URÍA MENÉNDEZ ABOGADOS, S.L.P.”

 

Durante el ejercicio de 2018, la presidencia del patronato la ostentó D. Jesús López Tello en representación de URÍA MENÉNDEZ ABOGADOS, S.L.P.

La vicepresidencia fue ejercida por D. Maximino Linares Gil en representación de EY ABOGADOS, S.L.P., y el cargo de secretario fue desempeñado por D. Roberto Medrano Martínez en representación de URÍA MENÉNDEZ.

A lo largo del mencionado periodo, el Patronato ha mantenido un total de siete reuniones, con fechas 7 de febrero, 21 de marzo, 9 de mayo, 18 de junio, 12 de septiembre, 16 de octubre y 4 de diciembre.

Durante este ejercicio, el Patronato ha mantenido sendas reuniones con la secretaria de Estado de Hacienda, D.ª Inés Bardón Rafael; con el director de la AEAT, D. Jesús Gascón Catalán, y con D. Alberto García Valera y D.ª María José Garde Garde, que ejercieron sucesivamente el cargo de director general de Tributos. A todos ellos se les trasladó el detalle de las actividades en marcha y se les expresó la reiterada voluntad de colaboración con la Administración tributaria en el análisis, seguimiento y mejora del sistema tributario español.

El ideario de la Fundación Impuestos y Competitividad

El Patronato de la Fundación ha abordado en ocasiones la labor de determinación de los grandes principios o líneas de actuación que, compartidas por todos los patronos, constituyen el leitmotiv de su quehacer cotidiano.

En ese sentido, con ocasión del proceso de reforma tributaria del periodo 2014-2015 —en marzo de 2014—, el Patronato elaboró un documento programático, que difundió públicamente, titulado Diez propuestas para la mejora de la seguridad jurídica en el ámbito de la reforma del sistema tributario español, con el que se dejaba clara la línea de defensa de la seguridad jurídica que, junto con la de promoción de la competitividad, aglutinan el ideario de la Fundación.

El documento manifestaba que la seguridad jurídica tiene valor por sí misma al ser elemento central de un Estado de Derecho, pero en materia tributaria es también clave para el logro de los principios tributarios básicos de competitividad, equidad y suficiencia.

Es fácil constatar, por lo demás, que con frecuencia las propuestas concretas de los proyectos de la Fundación Impuestos y Competitividad no suponen sino una reiteración de esta declaración general y una plena constatación de la relevancia que las soluciones de mejora de la seguridad jurídica tienen, a juicio del Patronato, para mejorar la normativa y aplicación práctica de nuestro sistema tributario.

Sin que haya habido posteriormente ningún otro acto de explicitación categórica de los principios inspiradores de la actuación de la Fundación, es relevante el interés que se ha dado a la actividad internacional de las empresas. Es coherente con la línea de actuación seguida el considerar que, a juicio de la Fundación, la internacionalización es, en sí misma, una solución de progreso e irrenunciable impulso a la economía, y que nuestro sistema tributario debe soslayar siempre aquellas soluciones que resten capacidad competitiva a nuestras empresas, entendiendo que en un mundo global las restricciones a la actividad transnacional de las empresas españolas conllevan el riesgo de hacer perder el tren del progreso a nuestro país.

El desarrollo de las iniciativas de nuevos impuestos durante 2018 —presentadas en el último trimestre del año— ha dado una nueva oportunidad para confirmar la relevancia de la internacionalización y para reiterar desde la Fundación Impuestos y Competitividad la necesidad de actuación moderada de los poderes públicos cuando se propone la incorporación de tributos novedosos en nuestro ordenamiento tributario (como la nueva imposición sobre determinados servicios digitales o de las transacciones financieras), que pueden afectar de manera muy significativa a la competitividad de las empresas españolas que actúan en el extranjero y al atractivo de España como sede de inversiones y actividades de grupos empresariales de terceros países.