Observatorio fiscal del Plan de Acción BEPS

El fin general de la Fundación Impuestos y Competitividad, según la redacción de sus Estatutos, es “la investigación, el conocimiento, la divulgación y la opinión independiente sobre los desarrollos normativos internacionales en materia de tributación y fiscalidad …”

Si partimos de considerar el Plan de Acción BEPS como un “paquete de medidas para llevar a cabo una reforma integral, coherente y coordinada de la normativa tributaria internacional”, resulta evidente que la relevancia del mismo para el objeto fundacional de la Fundación es muy notable.

Es por ello que durante 2017 la Fundación Impuestos y Competitividad abordó desde septiembre de 2016 a mayo de 2017, mediante diversas ponencias publicadas en su web, el análisis del Plan de acción BEPS, para posteriormente como colofón de dicha labor de investigación y análisispublicar  y presentar en un acto desarrollado en el marco del Instituto de Estudios Fiscales – en los meses de mayo y julio, respectivamente- el libro títulado “Plan de acción BEPS: una reflexión obligada” resultado de agrupar y actualizar las ponencias antes publicadas, complementándolas con algunas consideraciones generales. 

 El objeto de dicho trabajo era el análisis general del Plan de Acción promovido por la OCDE, así como del contenido de las 15 acciones en que se concreta el mismo, junto al seguimiento de la “Directiva Europea Antiabuso”, que se presentaba como la principal concreción del denominado Paquete de Medidas de Anti-elusión fiscal – “Anti Tax Avoidance Package”-, muestra del enorme interés de la Unión Europea por este proyecto, y reflejo de su intención de propiciar una aplicación coordinada del mismo en el espacio común europeo.

Ya entonces apuntábamos nuestras dudas de si la ultimación del proceso desarrollado desde la OCDE, con la presentación de los informes finales de las distintas acciones, suponía realmente una Misión Cumplida, de cara al logro de los objetivos esenciales del proyecto, centrados en :

“…desarrollar medidas que solucionen la erosión de bases y el traslado de beneficios, adoptar colectivamente las medidas necesarias,…

“… Los beneficios deben ser gravados allí donde se desarrollan las actividades productivas y donde se crea el valor…” 

Los últimos meses ha seguido el amplísimo movimiento internacional de revisión del tratamiento de la fiscalidad internacional, concretado por ejemplo en la aplicación de la Acción 15 del Plan de medidas de la OCDE: con la puesta en práctica del denominado instrumento multilateral, para la modificación de los Convenios Internacionales para evitar la doble imposición internacional, – cuya misma denominación ha sido objeto de revisión- ; así como en numerosas medidas y propuestas surgidas de los diferentes Estados, o en el seno de la Unión Europea, auspiciadas por la Comisión (por ejemplo, la Directiva 2017/1852 sobre resolución de conflictos). Y desde luego, para nada puede decirse que el proyecto esté ultimado.

Mantiene por ello pleno interés este asunto, y siguen totalmente abiertas las dudas que expresaba la introducción al libro editado en mayo del año pasado:

No son pocos los interrogantes que plantea el Plan de Acción BEPS, ni son pocos los retos a los que se enfrentan las administraciones para su correcta implantación y los contribuyentes y profesionales del ámbito fiscal para asimilar los cambios y operar en un entorno empapado de un nuevo paradigma fiscal.

¿Se verá reforzada o mermada la seguridad jurídica como consecuencia del Plan de Acción BEPS? ¿Se trata de normas nuevas o de criterios interpretativos de las ya existentes? ¿Incrementará la litigiosidad en el corto y medio plazo? ¿Supondrá el auge de una relación cooperativa bidireccional entre contribuyentes y administración? ¿Se verán desbordadas las administraciones por una avalancha de procedimientos amistosos y de acuerdos previos de valoración? ¿Se verán desbordadas las empresas al tener que cumplir con unas obligaciones de información mucho más complejas y detalladas?

Ha estimado el Patronato de la Fundación que mal podría cumplir ésta sus objetivos si no siguiese de manera atenta y todo lo ágilmente que sea posible, -en un trabajo, el de la investigación científica, donde la reflexión y la moderación son esenciales para el logro de la mínima solvencia exigible…- los avatares de este proyecto, y de modo particular los hitos relevantes de su plasmación práctica, por vía legislativa así como por la de incorporación a la práctica e interpretación administrativa y jurisdiccional, en España y en el conjunto de la Unión Europea. Atendiendo, como siempre, en ese seguimiento al objetivo superior de búsqueda de la mejora del sistema tributario español y europeo, en términos que supongan el beneficio de la competitividad de la economía nacional y de la Unión Europea.

Es por ello que la Fundación Impuestos y Competitividad explicita su compromiso en el seguimiento e investigación del Plan de acción BEPS mediante la iniciativa del OBSERVATORIO, que supone la continuidad del “grupo de trabajo” constituido en su día, por profesionales de las distintas firmas del patronato de la Fundación, y la comunicación continuada a la opinión pública de sus reflexiones al respecto, mediante los documentos que irá publicando en la página web de la Fundación, en este “acceso” particular constituido al efecto.

No pretende la Fundación Impuestos y Competitividad seguir todos y cada uno de los procesos normativos, actuaciones administrativas o jurisdiccionales de las que sea “leitmotiv” el proyecto BEPS y sus distintas recomendaciones. Eso resultaría imposible, por la enorme amplitud del Plan de acción y el recurso casi ilimitado que se hace al mismo para justificar distintas acciones normativas o de aplicación práctica del sistema tributario; pero lo que sí asume es su compromiso de vigilancia continuada de este proceso, esencialmente aunque no de manera exclusiva en su vertiente “nacional”, de estudio detenido de las iniciativas más novedosas e innovadoras, que alteren de modo relevante el “statu quo”  de partida, y de denuncia, “técnica”, de aquellas regulaciones o actitudes que se estimen excesivas, por incrementar injustificadamente las obligaciones formales de los contribuyentes, generar riesgos de doble imposición sin una adecuada vía de solución o que pongan en riesgo la seguridad jurídica de los operadores fiscales, en su conjunto.

El Patronato confía en la utilidad social de esta labor y en la buena acogida a la misma por parte de los distintos interlocutores con protagonismo en la delimitación y aplicación práctica del sistema tributario. Interlocutores con los que se pretende colaborar y converger en la adecuada delimitación y defensa de los intereses generales de la sociedad española.

SEGUIMIENTO DE LA ACCIÓN 14 SOBRE MEJORA DE LOS MECANISMOS DE RESOLUCIÓN DE CONTROVERSIAS
Elaborado por Luis Viñuales Sanabria (GARRIGUES). Abril 2018

OBSERVATORIO BEPS: SEGUIMENTO DE LA ACCIÓN 1, TRIBUTACIÓN DE LA ECONOMÍA DIGITAL
Elaborado por Ramón Palacín Sotillos (EY). Junio 2018